Lando Communications, Inc.
Página InicialFundación No-DoctrinaLibrosNoticias / ActividadesJoseph Lando

Joseph Lando -Freeman-
«¿Quién fui? ¡Qué importa! ¿Quién soy? ¡No importa! ¿Quién seré? ¡Menos importa! Lo que realmente importa es que la Suprema Luz me ha revelado la Absoluta Libertad en la Luz: No-Doctrina».

«¡He abierto la no-puerta de la Morada de la Luz!»

(Joseph Lando –Freeman–)

Estas lumínicas palabras son un extracto de lo que Joseph Lando –Freeman– exclamó la madrugada del 6 de enero de 2000, luego de haberse integrado a la Suprema Luz. Mientras estaba inmerso en el Estado de Inmovilidad Lumínica, la Luz Pura y Creadora de todo lo que existe, utilizando un perfecto Rayo de Luz Única, le reveló la Vía No-Doctrina: la Vía de la Absoluta Libertad en la Luz. Esta revelación fue con el noble propósito de que pueda enseñarles a los Espíritus que pueblan este planeta el No-Camino –Luminoso Camino que sólo puede verse con los ojos del Espíritu–. A través del No-Camino los discípulos-espíritus podrán recorrer la Gran Escuela que la Luz Suprema ha establecido para ellos y realizar el purificador viaje que les permitirá integrarse con El Resplandeciente Origen de Suprema Luz.

Joseph Lando –Freeman– comenzó la búsqueda de la Suprema y Perfecta Luz cuando apenas era un niño. Sus vivencias e impulsos espirituales lo guiaron por un recorrido Lumino-Espíritu-Mater-ial que le permitió alcanzar la madurez, la perfección y la libertad lumínica de su Noble Espíritu. En su cursar por la Gran Escuela de la Luz Suprema, Joseph Lando –Freeman– tuvo que vivenciar tres grandes tribulaciones: pruebas Espíritu-Mater-iales que todo espíritu  debe  superar para lograr su  purificación  y  liberación. En  términos 

sencillos, en la ​Primera Tribulación, Joseph Lando –Freeman– dejó de ser un Hombre-Deseo y se transformó en un Hombre-Espíritu, pudiendo resplandecer con la Luz del Entendimiento; la purificación por la cual pasó en la Segunda Tribulación le permitió transformarse de un Hombre-Espíritu en un Hijo-Luz, alineándose con la Suprema Fuente de Luz; y, al concluir la Tercera Tribulación, este Hijo-Luz –Joseph Lando– se integró a la Luz Única. De esta manera, logró la Absoluta Libertad en la Luz.

Por haber completado los requisitos de la Gran Escuela de la Luz Suprema, la Luz Pura e Indiferenciada le dio a Joseph Lando –Freeman– una Responsabilidad Lumino-Espíritu-Mater-ial que cumplir: difundir la luminosa Vía de Liberación No-Doctrina por el mundo en beneficio del No-Prójimo –todos los espíritus humanos unidos en un gran Espíritu carente de color, sexo, raza, doctrina o nacionalidad–. Entonces, con el propósito de cumplir este Luminoso Designio y, sobre todo, poder guiar a los Espíritus a través de su regreso a El Resplandeciente Origen de Absoluta Luz, Joseph Lando –Freeman– ha manifestado parte de su recorrido por la Gran Escuela de la Luz Suprema en su libro El Gran Resplandor. Además, ha creado la Fundación No-Doctrina con el propósito de guiar y ayudar a cada discípulo-espíritu en su caminar Lumino-Espíritu-Mater-ial por la Vía No-Doctrina, la cual conduce a la Absoluta Libertad en la Luz.

«Lo inalterable No-Es. Por lo tanto, integrado a Aquello que No-Es, he podido consumar que No-Soy. Y, no siendo, verdaderamente "Yo Soy" el que No-Es: la Luz Única. Eso es lo que importa» (Joseph Lando –Freeman–).
Para más información: